Total
23
Shares

El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, dependiente del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, reabrió este jueves 12 de julio las puertas de su gran edificio ampliado y renovado, ubicado en avenida San Juan 350 con la inauguración de la exposición Historia de dos mundos: Arte experimental latinoamericano en diálogo con la colección MMK, 1944–1989.

La ampliación del edificio tiene como objetivo principal mejorar la experiencia de los visitantes y aumentar el espacio para la exhibición de obras pertenecientes al extenso patrimonio del Museo, que conforma la colección de arte moderno y contemporáneo argentino más importante del país. La finalización de la obra está orientada a poner a disposición del público y de la comunidad artística la totalidad de la superficie del Museo, que comprende 11.000 metros cuadrados, al cumplirse 62 años de su fundación. Así, el Moderno se convierte en uno de los museos públicos más grandes de la Ciudad de Buenos Aires.

Felipe Miguel, Victoria Noorthoorn, Horacio Rodríguez Larreta, Bárbara Diez, Pablo Avelluto, Roberto Alvarez y Enrique Avogadro, durante la ceremonia de apertura al público
La ampliación tiene como objetivo  mejorar la experiencia de los visitantes y aumentar el espacio para la exhibición de obras

 

“El Moderno tiene un rol fundamental iluminando el distrito de las artes en el sur de la Ciudad con muestras de primer nivel todo el año y donde muchos artistas jóvenes dan sus primeros pasos en el arte”, sostuvo el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.  En la misma línea, el ministro de cultura de la Ciudad Enrique Avogadro sumó: “Esto es un hito cultural para todos los vecinos, que a partir de esta ampliación podrán disfrutar de un museo deslumbrante, de gran escala y primer nivel internacional, a pocas cuadras de su casa”.

 

 

El Museo recibe  con Historia de dos mundos: Arte experimental latinoamericano en diálogo con la colección MMK, 1944–1989, una exposición internacional del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y del Museum für Moderne Kunst Frankfurt (MMK), curada conjuntamente por Victoria Noorthoorn, Javier Villa –curador senior del Moderno– y Klaus Görner –curador del MMK–, que se despliega en todas las salas del renovado Museo.

Aldo Paparella ; Sugerencia-Nº2

 

Historia de dos mundos  la muestra con la que reabre Museo de Arte Moderno, cuenta con más de 500 obras de 100 artistas y a través 16 núcleos temáticos hace su recorrido ocupando los cuatro pisos del nuevo edificio.

En esta Historia de dos mundos no hay movimientos artísticos principales y secundarios, no hay “aportes” ni “contribuciones”: hay, sí, dos poderosas corrientes artísticas, la del arte europeo-norteamericano y la del latinoamericano, que a lo largo del tiempo a veces han fluido paralelas, otras se han juntado o cruzado; autónomas en lo que respecta a su identidad y a las maneras de relacionarse con sus respectivas realidades, interdependientes en lo que hace a su diálogo, sus colaboraciones, sus polémicas, sus rechazos. En esta nueva visión de la historia, el arte latinoamericano no completa ni complementa, ni llena el casillero de la diferencia, sino que conforma, en orgullosa paridad de hermanos —a veces fraternos, a veces rivales— un arte global y diverso, combativo y democrático.

Cildo Meireles; Coca-Cola (1979)

Esta exposición establece un diálogo entre obras canónicas de Europa y Estados Unidos, desde 1955 hasta 1986, pertenecientes a la colección del Museum für Moderne Kunst de Frankfurt (MMK) y la historia del arte experimental latinoamericano desde 1944 —cuando se producen las primeras expresiones de los movimientos de arte concreto en la Argentina— hasta el fin de las dictaduras militares en la región, a fines de la década de 1980. La exposición fue organizada y curada por el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y el MMK, y participa del programa “Museo Global” de la fundación Kulturstiftung des Bundes. Se presentó en Frankfurt en noviembre de 2017 con una fuerte presencia de las colecciones del Moderno, en un encuentro que constituye un suceso inédito: por primera vez un museo europeo da acceso a que su colección sea examinada por curadores latinoamericanos.

Kenneth Kemble, Gran Pintura Negra (1960)

 

Historia de dos mundos comienza explorando la gran agitación que sacudió los cimientos del arte latinoamericano en los años cuarenta y desató una intensa corriente experimental en numerosas ciudades. También indaga en el modo en que los artistas pensaron su rol en la sociedad y en el potencial del arte para transformarla, como respuesta a contextos muchas veces desgarrados por conflictos. Pretende así suscitar un debate sobre las reacciones de los artistas ante sus diferentes entornos sociopolíticos.

Curada por Klaus Görner, Victoria Noorthoorn y Javier Villa

 

 Sobre el edificio

El proyecto de obra del nuevo Museo de Arte Moderno de Buenos Aires –que fue elaborado por los arquitectos Carlos Sallaberry y Matías Ragonese del estudio M/SG/S/S/S (Manteola/ Sánchez Gómez/ Santos/ Solsona/ Sallaberry/ Vinson)– se construyó sobre la anterior refacción y puesta en valor del edificio, realizada por el arquitecto Emilio Ambasz entre 2005 y 2010.

 

El proyecto arquitectónico consiste en integrar la estructura completa del museo, que comprende dos edificios: el Museo actual ubicado sobre Av. San Juan –donde antiguamente funcionó la tabacalera Nobleza Piccardo- y el contiguo, ubicado en la esquina de Av. San Juan y Defensa ─que perteneció al Museo del Cine─, cuya fachada fue terminada en la reforma previa. En el curso de una larga historia iniciada en 1956 junto a Rafael Squirru, primer fundador del Museo, el Moderno funcionó temporariamente en el Teatro San Martín, entre 1960 y 1989, y en otras sedes provisorias hasta establecer su sede permanente en el barrio porteño de San Telmo.

“Esta reinauguración y finalización del edificio es un acontecimiento muy esperado por la comunidad artística argentina desde hace décadas. Estamos orgullosos y emocionados de presentar lo mejor del arte argentino en bellísimos espacios que están a la altura de los grandes museos del mundo”.  Victoria Northoorn

Con la renovación de su edificio, el Moderno duplicará el espacio dedicado a sus salas de exhibición y ampliará los espacios comunes, ofrecerá a su público una circulación más clara y ágil por sus múltiples espacios, y una programación dinámica que incorporará exposiciones de su Colección y exposiciones temporarias con el objetivo de dar visibilidad a lo mejor del arte moderno y contemporáneo nacional e internacional en nuestra ciudad. El nuevo Moderno tendrá un dinamismo comparado al de los grandes museos del mundo, instalándose como una institución de irrefutable relevancia para el público general y la comunidad artística.

Con la unión de ambos edificios se mantendrá una única entrada y se reordenarán los espacios existentes. La planta baja se enriquecerá con un espacio ampliado para brindar más actividades abiertas al público y la incorporación de una Tienda – Café en la zona del acceso, con una mayor superficie. A su vez, hacia marzo de 2019, se mudará la valiosísima biblioteca del Museo desde su ubicación temporaria en la calle Alsina 963 nuevamente a la avenida San Juan para facilitar la consulta de investigadores y hacerla accesible a todo el público.

En este proyecto se propone una renovada circulación por la parte ampliada del edificio con un punto de conjunción en una nueva escalera escultórica que guía el recorrido a la vez que interpela al visitante con sus distintos puntos de vista y el contraste de sus materiales: hierro, mármol y espejos. A su vez, la circulación se verá beneficiada con la instalación de ascensores más rápidos y accesibles.

 

El nuevo edificio del Moderno propone distintos espacios de encuentro y descanso proponiendo una mayor interacción entre los visitantes y el espacio. También se incorporaron ventanas que permiten la entrada de luz natural y distintas vistas de San Telmo. De esta manera, el barrio se integra aún más al Museo y desde el interior cobran visibilidad sus cúpulas y la vía pública.

 

El edificio ampliado del Moderno cuenta con: 

  • Nueve salas de exposiciones (de 2.300 metros cuadrados se ampliaron a 4.000 metros cuadrados de salas de exposiciones), de las cuales por  lo menos dos estarán dedicadas a exhibir el Patrimonio del Museo, mientras que en las restantes se presentarán exposiciones de arte moderno y contemporáneo nacional e internacional.
  • Un nuevo espacio para actividades educativas (talleres para niños, familias y actividades académicas).
  • Una Tienda-Café.
  • La biblioteca.
  • El auditorio.
  • Una circulación notablemente mejorada que comunicará con claridad los cinco niveles del edificio, para lo cual se realizaron las siguientes reformas: dos ascensores de uso público. Una gran escalera escultórica en el nuevo sector del edificio que conectará la Planta Baja con los dos niveles superiores

Este ambicioso proyecto cuenta con financiamiento del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y es posible gracias al apoyo de la Asociación Amigos del Moderno a través de un proyecto de Mecenazgo del Régimen de Promoción Cultural, de individuos y empresas que generosamente realizaron donaciones para colaborar con nuestra meta.

Agradecimientos: Victoria Noorthoorn, Victoria Onassis

Museo de Arte Moderno de Buenos Aires
Av. San Juan 350. San Telmo. Buenos Aires. C1147AAO.
Tel: +54 011 4361-6919

museomoderno.org

Breve historia del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires

El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, verdadera “casa de los artistas”, fue fundada en 1956 por Rafael Squirru, su primer director. Desde los inicios, cuando el Museo aún no contaba con una sede propia y era conocido como el “Museo fantasma”, Squirru respondía ante la prensa: “Le Musée c’est moi”.

Squirru acompañó a los artistas de su tiempo abriendo puertas para el desarrollo del arte argentino tanto en Argentina como en el exterior. Durante los primeros cuatro años de su gestión, organizó exposiciones en otros espacios de la ciudad, como el Museo Sívori, y también en instituciones, galerías e importantes espacios de artistas emergentes, pero también en lugares no destinados específicamente a las artes plásticas como el Jardín Botánico, donde el museo organizó exposiciones de escultura al aire libre.

Eterno entusiasta y apasionado por la cultura, en 1956, apenas fundado el Museo, organizó la célebre Primera Exposición Flotante de Cincuenta Pintores Argentinos. A bordo del buque Yapeyú, el Museo recorrería unas 22 ciudades alrededor del mundo, durante 164 días, con obras de más de 50 artistas argentinos, entre los cuales se destacaban Carlos Alonso, Juan Batlle Planas, Antonio Berni, Raquel Forner, Ramón Gómez Cornet, Juan Del Prete y Lino Enea Spilimbergo, entre otros.

Desde el día en que inició su tarea, Squirru comenzó a construir el patrimonio del Moderno, a través de un importante programa de adquisiciones que continuó Hugo Parpagnoli, quien lo sucedería en la dirección del Museo entre 1963 y 1971. Juntos sentaron las bases de una Colección que se vería enriquecida con las donaciones de Ignacio Pirovano (1980-1981), del legado Heredia (2000) y de la familia Ferrari (2014).

Hacia 1960, Squirru logró dotar al Museo de una sede temporaria en el Teatro Municipal General San Martín, donde desplegaría exposiciones durante los siguientes 29 años. La sede se inauguró con la Primera Exposición Internacional de Arte Moderno en Argentina, que reunió a artistas nacionales e internacionales como Jackson Pollock, Lygia Clark, Le Corbusier, Antoni Tápies, Cándido Portinari y Willem de Kooning.

En 1989, la institución lograría su sede permanente en Av. San Juan 350, que fue refaccionada gracias a la generosidad del arquitecto Santiago Sánchez Elía, y el apoyo de los ¨Miembros Constructores¨, convocados por la Asociación de Amigos que él presidía.

Total
23
Shares

Dejá un comentario