Total
25
Shares

Un territorio de fantasía, de cotidianeidad transfigurada, de ficciones inquietantes y sugestivas, es el hogar pensado por 20 artistas argentinos contemporáneos que se unen en “Hogar, dulce hogar, Hábitos artísticos contemporáneos” la muestra que se exhibe en el Museo de Artes Visuales de UNTREF.

Anibal Jozami rector UNTREF y Diana Wechsler con Florencia Battiti y Fernando Farina, curadores de la muestra

 

La muestra curada por Florencia Battiti y Fernando Farina rompe con los esquemas típicos de selección  y  une a Xul  Solar, Román Vitali, Nicola Constantino, Diego Perrota, Jorge Macchi, Miguel  Harte, Leo Chiachio y Daniel Giannone, Andrea Cavagnaro, Eugenia Calvo, Viviana Blanco, Marcela Cabutti, Irina Kirchuk, Mauro Koliva, Luis Rodríguez, Miguel Rothschild, Diana Schufer, Marcela Sinclair, Tamara Stuby, Mariana Tellería y Catalina León.

 

“Tocador” Nicola Costantino

 

Sobre la selección de los artistas  y la incorporación de Xul Solar, el curador Fernando Farina señala: “Pensamos en artistas que trabajarán cuestiones del hábitat, del entorno vivencial y propiamente de la casa. Nos interesan los imaginarios, las cuestiones poéticas, que habilitan a pensar el hábitat desde otro punto de vista, donde lo funcional deja de ser lo central. Xul es un referente en ese sentido, no solo en sus reflexiones sobre las ciudades imaginadas sino también sobre los elementos más sencillos de uso cotidiano. “

“Ekekos” Leo Chiachio & Daniel Giannone

 

Para Flor Battiti la muestra parte de una noción universalmente conocida, como es el hogar, y permite tomar contacto con obras de artistas argentinos contemporáneos de altísima calidad: “trabajamos la planta arquitectónica del museo como si fuese una casa. Así, cuando el público recorra la muestra irá reconociendo, a través de las obras, diversos ambientes que le son cotidianos. Claro, que como esta es una casa habitada por artistas, todo es posible, y los enseres de todos los días pueden adquirir rasgos extraordinarios”.

Jorge Macchi

Las obras forman parte de colecciones privadas, del acervo personal de los artistas y algunas fuera hechas o reeditadas precisamente para esta muestra y van desde acuarelas, esculturas, instalaciones que utilizan telas, metal, cerámica y otros materiales presentes en una casa común.

MIguel Harte

 

“Hogar, dulce hogar” rompe con los esquemas típicos de selección uniendo la obra de Xul Solar, Román Vitali, Nicola Costantino, Diego Perrota, Jorge Macchi, Miguel  Harte, Leo Chiachio y Daniel Giannone, Andrea Cavagnaro, Eugenia Calvo, Viviana Blanco, Marcela Cabutti, Irina Kirchuk, Mauro Koliva, Luis Rodríguez, Miguel Rothschild, Diana Schufer, Marcela Sinclair, Tamara Stuby y  Mariana Tellería.

 

Marie Orensanz

 

Ana María Battistozzi en la inauguración de “Hogar, Dulce Hogar”

Durante la inauguración de “Hogar, dulce hogar, Hábitos artísticos contemporáneos”, Anibal Jozami, rector de la Universidad Nacional Tres de Febrero, agradeció a la artista franco-argentina Marie Orensanz, la donación de su escultura “Más allá del tiempo”. La obra que fue realizada por la artista para BIENALSUR 2017 será emplazada en el patio de la Untref.

 

Anibal Jozami y Diana Wechsler con Marie Orensanz.

 

 

TEXTOS DE LA MUESTRA.

Hogar, dulce hogar. Hábitos artísticos contemporáneos

“Todo espacio realmente habitado lleva como esencia la noción de casa.”
Gastón Bachelard, La poética del espacio.

¿Cuánto dicen de nosotros los espacios que habitamos? ¿Qué formas o modos de representación pueden adoptar esos espacios? Si la figura de la casa funciona como una frontera entre el adentro y el afuera, lo privado y lo público, lo seguro y lo incierto, “la casa” opera también como proyección de nuestro propio cuerpo (y especialmente de nuestra mente), como una suerte de microcosmos que, a su vez, disputa la inmensidad del universo.

Pensamos la casa, entonces, como ese espacio-tiempo donde se despliega la experiencia del habitar, donde se ancla el deseo primario de la mujer y del hombre por ocupar un lugar en el mundo, pero también como el sitio donde se emplaza la imaginación. ¿Quién de chico no soñó con la construcción de una casa arriba de un árbol o improvisó una debajo de la mesa? Ese acto, el de armar una casa adentro de otra, ensayada con cualquier elemento que se tuviera a mano, es además la necesidad de construir historias, de tejer relaciones, de inventar experiencias.

Una cama cubierta de cartas de amor, un reloj obcecado que se cansó de dar la hora, floreros con flores que jamás se marchitan, una biblioteca alucinada que amenaza con romper el techo, un bosque de columnas transparente, un juego de sillas prisionero en su propio comedor, una serie de diamantes astillados y unos espejos deformantes y deformados. El orden se ha alterado. Los enseres domésticos, sumisos y silenciosos, se han rebelado para manifestar otros usos, más poéticos (y más poiéticos). Usos que quizás nos ayuden a comprender mejor nuestra propia existencia y nuestros propios deseos.

La casa no solo es refugio, escenario de la hospitalidad, de la celebración, de la intimidad. La casa es guardiana de tesoros y secretos pero, también, es depositaria de hostilidad y de extrañamiento.

Esta casa, a la que quedan todos ustedes invitados, está habitada por artistas. Ellos le arrebataron la funcionalidad a los espacios y a las cosas para sembrar, en cambio, un territorio de fantasía, de cotidianeidad transfigurada, de ficciones inquietantes y sugestivas. Bienvenidos a esta morada donde la cotidianeidad tiene la facultad de potenciar lo extraordinario.

Florencia Battiti y Fernando Farina / Curadores

“Hogar, Dulce Hogar” estará abierta hasta el 26 de agosto
Horarios: Lunes a Domingo de 11 a 20 horas
MUNTREF /Museo de Artes Visuales: Valentín Gómez 4838, (Caseros. Pcia Bs As)

Agradecimientos: Anibal Jozami, Claribel Terre, Diana Weschler

Fotos: Deptartamento Fotografía UNTREF

Total
25
Shares

Dejá un comentario