Julian Brangold tiene 32 años. Se formó en los talleres de Guillermo Roux, Claudio Roncoli y Sergio Bazán. Sus obras buscan poner en crisis lo establecido como obra de arte, explorando la tensión entre lo digital y lo real.  Recientemente fue seleccionado por la plataforma Diderot. art para su muestra en el Marq. Charlamos con él en su estudio de Colegiales.

Julian Brangold se formó en los talleres de Guillermo Roux, Claudio Roncoli y Sergio Bazán y estudió cine en la FUC

 

Contanos como llegás a lo que hacés hoy, como empezó esta inquietud?

Yo arranqué con el impulso de crear, tomó muchas formas durante mi vida, cuando era chico en la primaria hacía maquetas de papel, también dibujaba diagramas también explicando diferentes cosas, me fascinaba con algo y lo llevaba a un despliegue visual que tenía conexión con eso que me fascinaba. Siempre era una situación que tenía que ver con sentarme y crear algo que yo percibía y que de la nada pasaba a ser algo.

 Y sobre lo que trabajabas eran procesos internos o situaciones….

De todo, incluso eran proceso de asociación libre pero siempre diagramada dentro de un marco visual.

Eras muy chico, como lo hacías?  en cuadernos, papeles, anotadores…

Exacto, casi desordenadamente, era material super desechable… lo hacía y servía para satisfacer ese impulso de pensar y crear. El énfasis estaba en eso en la gratificación por hacer que de la nada surgiera algo. Eso yo lo llamo impulso creativo y era algo que me acompañó muy de chico.

Andrea 2.2.2 Acrílico, mod podge, pegamento, papel transparente sobre tela 60 x 50 cm – 2018

 

Venías de una familia que hacía algo así vinculado de alguna manera con la creatividad ?

No demasiado, mis padres son médicos pero tenían una veta creativa; ambos hicieron teatro, pero no era una casa dónde había circulación de artistas o se vivía el arte como algo esencial. Una influencia muy importante fue el cine,  de chico fui fanático del cine.
La películas tenían algo para mí muy interesante eso que empiezan y terminan, un  y me dejaban algo, termina la experiencia y tiene un resultado. Una especie de cápsula creativa. A la hora de decidir una carrera elegí estudiar cine.

 Dónde estudiaste cine ?

En la FUC, durante esa época pinté y tenía mucho interés por los cuadros y la expresión.

 Que cine seguías cuando eras estudiante?

Dentro de la FUC tuve mucho contacto con el video arte, me interesó esa experiencia del video artista solo con la cámara. Un proceso que empieza y termina que es algo que como dije es para mí una constante de interés. El video arte era algo como mucho más individual. El cine era un proceso demasiado colectivo que involucraba muchos recursos, mucha gente y mucho tiempo entre la puesta en marcha y el formato final. El video arte en cambio era algo más íntimo, mas inmediato y personal y por eso siempre me interesó más.

Julián Brangold en su estudio de la calle Céspedes

 

Vos serías la tercera generación de video artistas, iniciada por  Graciela Taquini  y que luego siguieron Carlos Trilnik y otros…

Yo tuve como docentes a Andres de Negri y Jorge La Ferla, ellos fueron la influencia mas grande en esa época, que se conocían entre si y los referentes para mí. Después de eso vinieron dos años en los que me dediqué a la empresa familiar y me fui alejando del arte. Después de eso me di cuenta que el trabajo de oficina no era para mí, que no era feliz y empezé a asisitir a un artista en su taller.

 En la producción o en el proceso creativo?

Bueno yo pensé que lo iba a asistir en el proceso creativo pero me tomó para enviar mails (risas), por lo que fue bastante insatisfactorio todo. Yo era chico y me generaba mucha admiración, tenía un estudio enorme y yo no tenía la fortaleza para poner límites y decir esto es lo que quiero y esto no. Ahí es cuando definí hacer mi propio camino en las artes visuales. No en algo tradicional como la pintura, sino en algo distinto y siempre estoy pensando en formatos nuevos.

 Vos hiciste una evolución a partir del cine, donde movimiento y el tiempo son factores determinantes a una obra donde está presente el desplazamiento y el tiempo pero bajo otra condición….

Si ahora junto con el tatuaje que lo considero una disciplina artística en sí a indagar hoy en hacer otro tipo de obras  partir del uso de tonners de impresoras. Me interesan cada vez más los artistas que se valen de distintas técnicas para contar eso que quieren decir. Yo siempre me percibí como un artista multi plataforma. Siempre me interesó la música, hago música electrónica, mantengo mi afición por el cine y el video y la programación. Recién ahora me animo a decir que soy un artista multidisciplinario.

Galería: Serie Detrás del Espejo

 

 Bueno es lo que sucede hoy con los artistas más interesantes a nivel local, pienso en Nicola Costantino, Sarraceno, Basualdo que utilizan distintos ,  una ambientaciones e instalaciones, una perfomance, una instalación musical, programación o visuales.

Es muy difícil conectarse con los formatos tradicionales hoy. Para mí la pintura está como medio demodé,  Yo me quiero desmarcar de la idea de un artista tradicional que trabaja en una sola técnica expresiva.

Eso lo vivís como algo personal o te parece parte de una tendencia que impacta en las galerías y su manera clásica de exhibir. Con  la imposibilidad de ir mucho del formato que impone  la “caja blanca”

Yo creo que esto que decís, abre todo un libro y una problemática que es la más interesante hoy.

Lo que digo es que hubo un momento dónde el museo no fue más el destino de las vanguardias, y surgieron salones y galerías para esas nuevas expresiones. Hoy parece que las galerías tampoco son el lugar en el que un artista contemporáneo se sienta muy cómodo.

A mí me parece que el problema, sobre todo en la Argentina es que el coleccionismo todavía tiene un perfil muy conservador y compra pintura, entonces todo lo que surge por fuera de esta demanda se vuelve difícil de vender. Entonces cualquier nueva expresión tiene apoyo escaso o nulo porque se sabe que no va a ser parte de una operación importante.

Visualización de la esfera tecnológica 1 Acrílico sobre papel entelado – 40,6 x 50,8 cm – 2018

 

Eso se conecta con la necesidad  de las galerías de trabajar con artistas instalados para pagar los costos de ferias internacionales y envíos?

Absolutamente creo que el tema tiene que ver con no correr riesgos.

 Contame como trabajás porque lo que hacés es bastante particular reuniendo el arte y el tatuaje?

Bueno todos son desarrollos distintos unas las mando a imprimir sobre papel transparente, en el proceso de impresión hay errores producto que no es un papel tradicional para imprimir, que yo incorporo a la obra. Lo que hago es mantener los errores exactamente igual que se producen

Como los artistas del “glitch art” y glitch design y los diseñadores gráficos de los 90  David Carson, Rudy VanderLans…

En mi trabajo el error pasa a formar parte esencial de la obra. Otras obras que desarrollo son serigrafías que continúan con el tema del error y otras que están relacionadas más directamente con el tatuaje. Yo viví en 2014 viajé a Berlín e incorporé el tatuaje. Estaba un poco en crisis acá , yo trabajé 4 o 5 años en una serie de pinturas muy obsesivos y repetitivos  que tiene ahora la galería Praxis y necesitaba encontrar algo especial, disruptivo. En Berlín encontré el tatuaje como medio de expresión. Encontré una artista plástica que es pintora y hace pinturas en la piel. Me interesó eso, la contacté y le dije que quería aprender a tatuar. Bueno a partir incorporar las herramientas del tatuaje, tenía que explorar una temática para mi trabajo. Ahí es como pienso en unir el tatuaje con el arte digital.

 Pero a diferencia del tatuaje tradicional en el que alguien piensa en una forma o un concepto se da un proceso inverso en el que la piel es una suerte de canvas en el que vos proponés algo que está más allá de lo meramente figurativo…  una obra tuya.

Es un desafío, pero es algo que me pone muy en contacto con gente muy afín a mi.

Específicamente primero te conectas con alguien cuya sensibilidad esté en sincronicidad con tu obra y luego empiezan a transitar una búsqueda juntos ?

Yo tengo dos modalidades; la primera la persona viene con una idea para que yo interprete y desarrolle. En general me dicen me gustó esta ilustración tuya y tengo esta idea en base a eso yo desarrollo una propuesta con mi estilo. La segunda modalidad está vinculada a las redes. Yo publico permanentemente en Instagram y alguien dice vi esto y me lo quiero tatuar.

“Me quiero desmarcar de la idea de un artista tradicional que trabaja en una sola técnica ” Julian Brangold

 

Conocés gente que haga lo mismo que vos en el país …?

Hay una pareja que hace algo con cierto parecido, pero con una impronta mucho más abstracta. También parten de desarrollos personales que luego trasladan al tatuaje. Pero en el mundo no hay muchas experiencias.

 Como llega la gente a vos?

Tengo muchos seguidores en Instagram, también por recomendaciones. En general son personas que conocen mi obra y me consultan por la posibilidad de un proyecto en conjunto. Me gusta esta manera de relacionarme con la gente. Instagram es una gran plataforma para mostrar mi trabajo.

Si querés  saber más sobre  Julian Brangold  ingresá aquí

Instagram: Julian.Brangold
Contact: hello@julianbrangold.com

Agradecimientos: Julieta Troncoso, Julián Brangold

Dejá un comentario